Buscar en "Y Tú, ¿Qué Crees?"

Un libro "valioso": "Valor para vivir los valores" de Jorge Yarce

Me acabo de encontrar en Scribd este libro muy utilizado para enseñar el tema de los valores. Siendo que estamos en una época en la que se habla de una "crisis de valores", este aporte me parece muy oportuno para líderes de jóvenes, maestros, padres y todo aquel que desea saber más acerca de los valores que mueven y dirigen nuestras decisiones diarias. ¡Buen provecho con la lectura!



Valor para vivir los valores by valegrajales

La verdadera tragedia

Publicado en el libro 
"El Encuentro con Dios", 2013 

1 Yo soy Miqueas de Moréset. Dios me comunicó lo que pensaba hacer contra las ciudades de Samaria y Jerusalén. Esto sucedió cuando Jotán, Ahaz y Ezequías eran reyes de Judá. Esto es lo que Dios me dijo: 2 «¡Escúchenme bien, pueblos todos de la tierra! ¡Préstenme atención, habitantes de este país! Yo soy el Dios de Israel y desde mi santo templo voy a denunciar sus maldades. 3 »Ya estoy por salir y destruiré los pequeños templos que han construido en los cerros de este país. 4 »Cuando ponga mis pies sobre las montañas, ellas se derretirán como la cera en el fuego, y los valles se partirán en dos, como se parten las montañas cuando los ríos bajan por ellas. 5 »Todo esto sucederá por la rebeldía de los israelitas, pues ya son muchos sus pecados. Los de Israel pecaron en la ciudad de Samaria; los de Judá adoraron a otros dioses en la ciudad de Jerusalén. 6 Por eso convertiré a Samaria en un montón de ruinas; esparciré sus piedras por el valle y la dejaré al descubierto. ¡Sólo servirá para plantar viñedos! 7 »Por eso haré pedazos todos los ídolos de Samaria. Los hicieron con las monedas que ganaron las prostitutas; ¡pues yo los fundiré en el fuego y en monedas los convertiré de nuevo!» 8 Entonces yo dije: «Samaria y mi pueblo Judá han sido heridos de muerte. La muerte también amenaza a Jerusalén, capital de Judá. »Por eso lloro y estoy triste; por eso ando desnudo y descalzo; por eso chillo como avestruz, por eso lanzo aullidos como chacal. 10 »Pero no se pongan a llorar ni digan nada a los de Gat. Más bien retuérzanse de dolor en ese pueblo polvoriento que se llama Polvareda. 11 »Ustedes, habitantes de Bellavista, serán llevados como esclavos; avanzarán desnudos y avergonzados. Habrá lágrimas en el pueblo vecino, pero los habitantes de Zaanán no saldrán en su ayuda. 12 Los habitantes del pueblo de Amargura se quedarán esperando ayuda, pero Dios enviará la desgracia hasta la entrada misma de Jerusalén. 13 »Ustedes, habitantes de Laquis, ¡enganchen sus caballos a los carros! Fue en la ciudad de ustedes donde todos nuestros males comenzaron. Allí pecaron los israelitas, y allí pecaron los de Jerusalén. 14 Por eso tendrán que despedirse de su amado pueblo de Moréset-gat. Los reyes de Israel serán engañados en el pueblo llamado Trampa». 15 Y Dios dijo: «Contra ustedes, habitantes del pueblo llamado Conquista, voy a enviar un conquistador, y aun los israelitas más valientes huirán hasta la cueva de Adulam. 16 Habitantes de Jerusalén, ¡lloren y aféitense la barba!, ¡lloren y córtense el cabello hasta quedar calvos como un buitre! ¡Sus hijos queridos serán llevados a un país lejos de aquí!»  Miqueas 1 (Traducción en Lenguaje Actual)



Nuestros países viven a menudo catástrofes naturales debido a muchos factores. Así, huracanes, terremotos, inundaciones, accidentes de automóviles y otros hechos enlutan nuestras ciudades y pueblos. Por eso les llamamos tragedias, y cuando ocurren, todos los ciudadanos parecen ser sensibilizados por las necesidades y sufrimiento de las víctimas.
         Existe, sin embargo, una tragedia mucho más grande y que está llenando de luto, desesperanza y amargura nuestros hogares y nuestras ciudades: es el pecado. Este desastre hace mucho más daño que todos los huracanes y terremotos juntos. Arruina sueños, relaciones entre familiares y amigos, deforma la identidad de las sociedades y las personas. Así, nuestras ciudades son verdaderos refugios de crimen contra uno mismo, contra el prójimo y contra el ambiente. No obstante, es interesante y trágico que, a diferencia de los desastres naturales, tenemos la tendencia a minimizar o aun a ignorar los fatídicos efectos del pecado, la rebeldía y la desobediencia en general, y específicamente contra Dios.
En realidad, en último caso, la fuente de nuestra situación como raza humana es precisamente nuestra pecaminosidad. Por ello, cuando el Señor se refiere al pecado en su Santa Palabra lo hace con una nota de gravedad que debe calar hondo en las conciencias de todos aquellos que leemos estas solemnes palabras. Dios se revela saliendo de su santo templo, mostrando su arrasadora majestad y siendo un testigo formal contra las ciudades que han emprendido un estilo de vida idólatra, egoísta, hedonista e independiente del Señor de los cielos. ¡Qué grave es la rebeldía!
Al ser confrontados con nuestro pecado y las decisiones rebeldes y desobedientes que hemos tomado, la actitud más sensata es lamentarnos, arrepentirnos y hacer luto en humillación ante la santidad del Señor. Solamente si estamos dispuestos a gemir y retornar al buen camino podremos enfrentar adecuadamente las tragedias provocadas por el pecado. ¡Cuántas lágrimas! ¡Cuánto dolor! ¡Cuánta frustración provoca esta tragedia!
¿Cómo ves tu pecado? ¿Eres de los que se justifica o de los que llora por la rebelión contra Dios? ¿Cuál crees que debe ser tu actitud hoy ante tu pecado y sus consecuencias? 

Señor, hoy me humillo ante ti y me comprometo a abandonar mi trágica situación de pecado.

Sorprendido por un Dios asombroso


Publicado en la Revista Lider Juvenil
www.liderjuvenil.com


          Es normal para la mayoría de cristianos afirmar que tenemos un Dios infinito, poderoso, lleno de amor, misericordia y gracia. De hecho, muchas de las alabanzas que cantamos en la iglesia son, en buena medida, una colección algo desordenada y emotiva de adjetivos y calificativos dedicados al Señor, a veces con claridad y otras, no tanto. Sin embargo,muchas veces parece que el enfoque de la emoción es la adoración en sí y no tanto el Dios a quien se supone que dirigimos nuestra alabanza. De hecho, si hemos de ser honestos, en general parece que los cristianos estamos perdiendo nuestra capacidad de aprender cosas nuevas y emocionantes acerca de Nuestro Señor.
            Hace un tiempo, decidí enseñar a los jóvenes de mi iglesia en Honduras una serie de predicaciones acerca de la persona de Dios. Debo confesar que ya estaba preparando las viejas notas de Teología Propia que normalmente enseño a mis alumnos de Seminarios e Institutos bíblicos. Mi mente estaba más o menos preparada para repasar los argumentos de la existencia de Dios, los “atributos comunicables” y una buena explicación sobre la Trinidad, barnizada por conceptos filosóficos. Sin embargo, el Señor tenía otros planes para mí y para los jóvenes.
Partiendo de una extraña pero muy clara insatisfacción con el material que tenía, Dios me llevó a buscarlo a Él en la Biblia y no usar los, en otro momento, útiles mapas preconcebidos de la teología sistemática. Las dos figuras bíblicas que mencionaré a continuación son parte de ese emocionante, apasionante y sin duda sorprendente viaje a través de las páginas de la Escritura, a través del cual fui deslumbrado de nuevo por un Dios que es simplemente fascinante.
El Artista de la Creación. Quizá las películas sobre el Génesis o los dramas de la iglesia nos han motivado a imaginarnos a un Dios creadormuy serio y formal con una voz profunda al estiloDarthVader ordenando “¡hágase la luz!”. Sin embargo, mi sorpresa fue muy grande al leer los siguientes textos bíblicos en traducciones variadas: “Al ver Dios la belleza de la luz, la apartó de la oscuridad” (Gén. 1:4, TLA), “Mientras Dios admiraba tal belleza…” (Gén. 1:12-13, 18, 31, TLA), “…mientras cantaban a coro las estrellas matutinas y todos los ángeles gritaban de alegría?” (Job 38:7, NVI).
¡Vaya! Tratando de despojarme de toda preconcepción, el ambiente reflejado por estos textos no es el de una catedral seria y digna o el de un culto formal que tanto caracteriza a muchas de nuestras iglesias. El escenario es uno de alegre fiesta; de asombro inquieto y hasta de cierto regocijo infantil. Me pude imaginar al Señor creando el mundo y diciéndose “esto le va agradar a ellos… este toque les encantará”.Me imaginé a un Dios artista contemplando extasiado su obra y los ángeles alrededor vitoreando y siendo testigos privilegiados de una muestra del impresionante, poderoso y creativo amor de su Rey.
Al tratar de buscar las consabidas imágenes para la presentación audiovisual de mi predicación, las que mejor encajaron eran las de niños deleitándose en un alborozado caos artístico, riendo y jugando con pintura; experimentando con gran regocijo y buscando las mejores combinaciones de colores en un auténtico festival de creatividad. ¡Ese es mi Dios!
El enamorado traicionado por su pueblo.Lógicamente, para seguir aprendiendo acerca de un Dios admirable, el paso que seguía era ir a los profetas.Esperaba un poderoso mensaje de un majestuoso Dios airado ante el pecado de un pueblo de cabeza y corazón duros. Sin embargo, una nueva sorpresa me aguardaba. Aquí me topé de frente con el dolor de un Dios apasionadamente celoso. ¿Qué hace el Señor de los cielos cuando su pueblo le es infiel? Los profetas me respondieron con una fuerza dramática que yo no esperaba.
Por ejemplo, para echar en cara al pueblo su infidelidad, el Señor utiliza palabras poco “evangélicas” como las siguientes: “¿Cómo se atreven a decir que no han pecado ni han adorado a dioses falsos?… ¡Admitan todo lo que han hecho! Son como una burra en celo cuando anda en busca del macho: se pone a olfatear el viento, y en cuanto corre al monte nadie la puede frenar. Si el macho la busca, fácilmente la encuentra” (Jer. 2:23, TLA); “A todas las prostitutas se les paga; tú, en cambio, les pagas a tus amantes. Los sobornas para que vengan de todas partes a acostarse contigo” (Ez. 16:33, NVI).¡Qué palabras más trágicas, llenas de una triste mezcla entre resentimiento, desconsuelo y dolor! El leer esta figura incluso me hizo dudar que se pudiera enseñar en el santo ambiente de una iglesia, aunque al mismo tiempo, pensé en varios adolescentes que sin duda pondrían más atención que nunca.
A la vez, por supuesto, en los profetas hay creativos y justos anuncios de juicio, los cuales involucran destrucción incluso a través de los amantes del pueblo adúltero. Sin embargo, lo que sobresale no es Dios como vengativo juez satisfecho por castigar al pecador. En realidad, los abundantes reclamos y castigos parecen provenir de un corazón dolido y atormentado, que ansía la reconciliación: “Cuando yo te perdone por todo lo que has hecho, tú te acordarás de tu maldad y te avergonzarás…” (Ez. 16:63, NVI); “Cuando visita a sus amantes se pone joyas y les lleva regalos, pero a mí me tiene olvidado. Por eso la voy a castigar, pues ha adorado a dioses falsos. Yo soy el Dios de Israel, y les juro que así lo haré.A pesar de todo eso, llevaré a Israel al desierto, y allí, con mucho cariño, haré que se vuelva a enamorar de mí” (Os. 2:13-14, TLA). La pasión de Dios por su amado pueblo es tan grande que siente las profundas heridas cuando le somos infieles. Incluso el castigo justo tiene como propósito hacernos regresar a su lado. ¡Qué Dios tan asombrosamente apasionado el que nos presenta la Palabra!
El dolor de la traición amorosa y los celos son emociones que no son desconocidas para los jóvenes. Los rostros juveniles, sorprendidos como yo, parecían iluminarse al descubrir en la Biblia a un Dios amorosamente poderoso y casi vulnerable ante la deslealtad de su pueblo.
Qué aprendí. Primero, puedo decir que esta serie de predicaciones cambió para siempre mi percepción del Señor. Mi tiempo de oración y de comunión con Él ha sido más abierto. En muchos sentidos lo siento más cercano. Segundo, me recordó el privilegio de redescubrir al infinito Rey de reyes. Un Dios demasiado domesticado por ciertos criterios teológicos tarde o temprano termina siendo una caricatura hecha a nuestro gusto. Tercero, las figuras e ilustraciones bíblicas que buscan expresar lo inexpresable me ayudan a sorprenderme continuamente con nuevas dimensiones del Dios al que adoro y a quien sirvo. Desde entonces he descubierto nuevas ilustraciones bíblicas: el padre amoroso que busca acariciarnos (Deut. 1:30) o la madre que desea dar consuelo (Is. 66:13). Sin embargo, nunca voy a olvidar el día en el que Dios mismo me sorprendió con su admirable personalidad. ¡Gloria a su asombroso Nombre!

Objetivos ambiciosos, sin perder el realismo

Es muy difícil mantener un equilibrio adecuado entre ser atrevido a la hora de hacer objetivos y no olvidar las dificultades que se va a enfrentar. En esta ocasión, comparto la siguiente presentación acerca del tema. Espero que sea de ayuda para buscar los objetivos elevados, evitando ser fantasiosos.


 

¿Qué significa sacar un pasaje de su contexto?


Publicado en la Biblia para el Líder Juvenil



Dentro de un texto, cada oración o frase tiene una función que completa el sentido de ese escrito. Por ejemplo, si decimos “ya es demasiado tarde”, la frase implica un hilo que le brinda significado a la frase. Fuera del texto completo, esas palabras pierden buena parte de su sentido y puede ser usada para otros propósitos para los cuales fue pronunciada. A esas frases anteriores y posteriores que completan el sentido de una frase o palabra y al hilo de pensamiento que provee sentido a cada parte del escrito se le llama contexto.
            En pocas palabras, se puede decir que sacar un pasaje de contexto significa aislarlo de su función dentro del argumento del autor. Lo anterior tiene por lo menos tres implicaciones que deben tomarse en cuenta. La primera es que las palabras, frases y oraciones deben interpretarse a la luz de su significado dentro del texto. Por ejemplo, el famoso texto “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece” (Fil. 4:13) tiene un significado dentro de la enseñanza de Pablo acerca de estar preparado para vivir en abundancia así como en necesidad. Por lo tanto, ese versículo no se escribió para ser aplicado a desafíos físicos como los de los deportes extremos o a las metas de una organización. Su sentido lo da el contexto de adaptarse y soportar las carencias propias de su situación en prisión. De la misma forma, la frase “olvidando lo que queda atrás” (Fil. 3:13) no habla de triunfos pasados o de pecados que no deben ser recordados. El contexto le brinda el significado específico: “lo que queda atrás” son los privilegios religiosos o raciales que Pablo tenía (Fil 3:4-5) y que deben quedar atrás para seguir conociendo a Cristo y su poder. De nuevo, el contexto le da sentido a la frase.
            La segunda implicación es que el texto bíblico tiene valor como un mensaje unificado; no por las frases bonitas o sabias de una sección aislada. Esta es una de las tendencias en las iglesias de hoy. La Biblia es percibida como una linda colección de versículos o frases animadoras, profundas o ingeniosas. Así, la labor del predicador o líder es la de “descubrir” dónde están esas joyas espirituales. Por ello, es común que las personas marquen sus textos favoritos o los escriban en un diario. Sin embargo, a pesar de lo útil de esa costumbre, fácilmente nos podría llevar a olvidar que la Biblia es una historia; la más grande que se haya contado jamás. Cada sección, cada género, cada autor cuenta su parte de este relato único del amor y la gracia de Dios hacia una raza fracasada, pero amada y restaurada. Así, los errores cometidos y aun los pecados que registra la Revelación escrita tienen una función específica que es determinada por la historia general del libro sagrado. Esto no debemos olvidarlo nunca.
            La tercera implicación es que interpretar aisladamente un texto conduce a grandes errores y malos entendidos. Por ejemplo, se podría encontrar apoyo para doctrinas exóticas, tales como el bautismo por los muertos, basándose en 1 Cor. 15:29. Podríamos llegar a pensar que Jesús no es Dios, si solamente miramos Marcos 13:32; que no es bueno ser “demasiado justo” (Ecl. 7:16); que los muertos no están conscientes porque “nada saben” (Ecl. 9:5) o incluso  que somos desdichados si solamente confiamos en Cristo (1 Cor. 15:19). Todas estas extrañas y anti-bíblicas ideas podrían ser sostenidas utilizando las palabras de esos versículos aislados,  pero torciendo claramente la intención original del autor, ya que es claro que no tienen la intención de apoyar semejantes conceptos.
            Sin duda, la solución ante este peligro es aprender a apreciar cada texto de la Biblia, cada libro y cada sección dentro de su propio hilo conductor; con un propósito definido por los autores humanos y, en última instancia, por el Autor Divino que dirige toda la obra.

"Así lo dijeron"... Citas interesantes de personajes famosos I

Publicado en la revista "Líder Juvenil"
www.liderjuvenil.com


“Los filósofos no han hecho más que interpretar los diversos modos del mundo, pero de lo que se trata es de transformarlo”.
Karl Marx (1818-1883), filósofo alemán.

“No me parece absurdo buscar en la cualidad de mis obligaciones la cualidad de mi libertad”.
Antoine de Saint-Exupéry (1900-1944), escritor y aviador francés.

“Aprenderé de mis errores y confiaré en mi equipo de apoyo. Mi familia y mi fe me guiarán a través del viaje de mi vida”.
Destiny Hope “Miley” Cyrus (1992-), actriz y cantante, estrella de la serie “Hannah Montana”, al disculparse por unas sugestivas fotos tomadas para la revista Vanity Fair.

“Ser libre no es poder hacer lo que se quiere, sino querer lo que se puede”.
Jean-Paul Sartre (1905-1980), filósofo, escritor y periodista francés.

“Quien cree estar bien instruido, no lo está, y su ignorancia es tan grande, que ni siquiera está en situación de advertir lo que le falta”.
François de Fénelon (1651-1715), teólogo y escritor francés.

“Las promesas más fuertes se consumen en el fuego de la pasión como una simple paja”.
William Shakespeare (1564-1616), poeta y dramaturgo inglés.

“El secreto de la existencia humana está no sólo en vivir, sino también en saber para qué se vive”.
Fiódor Dostoievsky (1821-1881), novelista ruso. Los hermanos Karamazov.

“Para ir delante de los demás, se necesita ver más que ellos”.
José Martí (1853-1895), político y escritor cubano.

“…aquí está una de las tareas de la juventud: empujar, dirigir con el ejemplo la producción del hombre de mañana. Y en esta producción, en esta dirección está comprendida la producción de sí mismos”.
Ernesto “Ché” Guevara (1928-1967), revolucionario argentino.

“Las masas humanas más peligrosas son aquellas en cuyas venas ha sido inyectado el veneno del miedo.... del miedo al cambio”.
Octavio Paz (1914-1998), poeta y ensayista mexicano.

Adolescentes y Padres: Caricaturas y Escenarios



Publicado en la Revista “Hechos” de la ciudad de Guatemala.

             "La vida es un escenario" escribió con ironía un famoso escritor. Cada uno desempeña un papel dife­ren­te en la comedia de la vida diaria. Sin embargo, ¿No es cierto que nuestro papel es, muchas veces, mal entendido? En vez de aparecer como el héroe de la historia, a veces somos vistos como un villano sin corazón. Cuando esto sucede con los hijos, la historia deja de ser alegre para convertirse en una amarga tragedia. Padre, ¿cómo es visto usted por su hijo adolescente? ¿Es su hogar un campo de batalla? ¿O un oasis en medio del desierto de la vida? ¿Qué imagen, real o ficticia tiene sobre esto su hijo? Entremos sin temor en las figuras mentales que tienen los jóvenes acerca de sus padres.
"ASÍ TE VEO, PAPA"
El Padre Policía
             Hay muchos jovencitos que ven a sus padres como guardias que vigilan todos sus movimientos y que están listos a aplicar todo el peso de la ley cuando se comete una equivocación. Este tipo de padres se jacta de mantener un estricto control sobre todo lo que pasa en la vida de sus hijos. Lo que esto provoca es que los chicos se vuelven expertos en burlar la policíaca vigilancia de sus padres. Por ejemplo, los horarios de salida y llegada no son respetados, se inician noviazgos a espaldas del detectivesco padre o, simplemente, los deberes escolares son dejados de lado. A todo esto, el dialogo ha sido olvidado, la amistad entre padre e hijo se ve lejana, y todo se analiza entre ellos con ojos de sospecha.
El Padre Domador
             Este es el padre que intenta frenar todos los "instintos salvajes" de sus hijos. Cuando éste pregunta "¿puedo salir hoy con mis amigos?", la respuesta es un latigazo verbal en forma de un "¡NO!" amenazador. Estos padres creen que sus hijos son criaturas de las cuales hay que cuidarse mucho, porque si no, ellos terminarán por devorar­lo en sus caprichos. Si el jovencito se acerca con un atrevido "papá, te quiero", el padre res­ponde con sospecha, ya que detrás de ese cariñito, se esconde un zarpazo traicionero: ya sea en forma de dinero, permisos o algún otro antojo. En esta relación, el amor y la confianza han sido desterrados. Solamente queda un ambiente de defensa y ataque entre ambos, lo cual recuerda la atmósfera de un circo de fieras.
El Padre Reliquia
             Este es aquel que debió haber tenido hijos en el siglo pasado. Todas sus opiniones están pasadas de moda. Cada vez que cita una autoridad sobre cómo criar a los hijos, habla sobre el abuelo o sobre su infancia. Las palabras "cambio" y "ac­tualización" le parecen excusas para el libertina­je de "esta juventud de hoy". Estos padres ven a sus hijos como la continuación de esa dinastía que es su familia. Por eso, piensa que su hijo debe ser y hacer lo que él y sus antepasados han sido. Estos son los padres que les dicen a sus hijos que deben estudiar para ser doctor porque esa es la tradición de la familia. Aquí, se ha olvidado la personalidad del hijo, sus opiniones y sus valo­res, y han sido sustituidos por las empolvadas opiniones de los patriarcas familiares.

ESTO QUISIERAN VER LOS HIJOS
El Padre Supermercado
             Los adolescentes saben, en el fondo, que necesi­tan de sus padres. Lo que pasa es que muchos de ellos quisieran que sus progenitores fueran meros pro­veedores de sus necesidades y antojos. Ellos quisieran que cada vez que lleguen a pedir zapa­tos, ropa (sin importar el precio) o pequeños lujos, los padres los suministraran sin reparo. Para estos jóvenes, los papás, tal como los super­mercados, deben cumplir la función de ofrecerles artículos para vivir con mayor comodidad. El respeto, el amor y los valores morales son menos­preciados y le dan paso a una visión materialista de la vida y las relaciones.
El Padre "A La Moda"
             Muchos adolescentes sueñan con el día en que sus padres acepten totalmente la mentalidad del mundo moderno. En ese concepto, la disciplina es poca; el castigo no existe, y la libertad que se otorga es casi sin límite. El padre " a la moda" deja que su hijo experimente con el pecado y los place­res del mundo para que él mismo decida luego qué hacer con su vida. Este padre no reprocha a su hijo y le impone pocas reglas, si es que lo hace, ya que esto puede "provocar un trauma en el mucha­cho".  En este tipo de hogares, reinará la indul­gencia hasta llegar a la negligencia paterna. En medio de esta fantasía, el adolescente ha olvidado la sana disciplina y amonestación del Señor que deben proporcionarle sus padres y la seguridad que eso traerá a su vida.

UNA VISION BÍBLICA
             El Sagrado Libro presenta soluciones y alternati­vas muy diferen­tes a las figuras que hemos visto hasta aquí. Pasajes como Efesios 6, Colosenses 3 y muchos en el libro de Proverbios tienen bastan­tes consejos qué dar en cuanto a las relaciones entre los hijos adolescentes y los padres.
             En primer lugar, Dios espera que en el hogar exista un "padre-apoyo". Los pasajes citados anteriormente afirman que los padres no deben enojar sin necesidad a los hijos. Por el contra­rio, ellos deben proveerles de una sana discipli­na, la cual es llamada "del Señor". Por ejemplo, Proverbios 22:6 se refiere al apoyo de los padres hacia los hijos como una instrucción por el camino correcto. Esto implica que este padre debe estar dispuesto a compartir, corregir, dirigir, orientar y descubrir junto con su hijo la senda de su joven vida. Al haber una equivocación, el padre provee corrección, y a la vez, amplia comprensión y apoyo. Esta actitud de los padres trae una gran seguridad y estabilidad a la vida del joven.
             En segundo lugar, el hogar necesita de un "padre-modelo". Es decir, no solamente se espera que hable, sino que viva lo que él mismo demanda. Aquella frase de "haz lo que yo digo, pero no lo que yo hago", no encaja en la correcta relación de los padres con sus hijos. La meta debe ser llegar a ser una verdadera inspiración para la vida del joven. El joven de hoy necesita sentir la seguri­dad de que es posible llevar una vida ejemplar como la de su padre.
Conclusión
             Los adolescentes de hoy no necesitan de un "padre-domador", un "padre-policía" o "a la moda". Ellos necesitan padres que vivan y les enseñen el camino correcto en la vida. Esos jóvenes actores, que son sus hijos, esperan recibir de sus padres el modelo para desenvolverse con soltura y seguridad en el gran teatro de este mundo. ¡Usted puede ser el héroe que inspire a su hijo para desempeñar el brillante papel de su existencia!

Un bellísimo enredo posmoderno



Hace unas semanas tuve la oportunidad de ver en el cine la película "La Vida de Pi", del director Ang Lee, ganador del Oscar 2013 al Mejor Director. Debo ser honesto y decir que no conocía el exitoso libro en el cual está basada la cinta y tampoco había oído hablar de la película, Esa ignorancia me llevó a mi primer error. Llevé a mi hija de 7 años, ya que el póster prometía una aventura en el mar, la cual involucraba a un muchacho y a un tigre. Tampoco ayudó la traducción del título: "Una aventura extraordinaria", en lugar del nombre más simple, directo y exacto "La Vida de Pi". En fin, si ya viste la cinta, sabrás que no es tan recomendable para una niña como mi hija. Ella se la pasó llorando de susto por las apariciones inesperadas del tigre y los momentos intensos, llenos de peligro que aparecen durante la aventura. Debido a lo anterior, podría decirse que estoy prejuiciado en contra de la cinta. Sin embargo, creo que no es así.

Considero que es una de las mejores películas de los últimos años y además una de las mayor contenido. De hecho, se podría decir que esta película logra la extraña combinación de entretener, emocionar, informar y provocar a pensar, todo envuelto en una extraordinario tapiz de imágenes extraordinarias y hermosas. En este sentido, se puede decir que es casi lo que se espera que el cine sea: comunica ideas de una manera entretenida y a la vez artística. Las ideas son claras, los personajes están bien logrados, la ambientación es muy cuidadosa y, en general, la experiencia es inolvidable. El cristianismo es retratado con bastante justicia; al menos en lo que se refiere a las doctrinas centrales de la Encarnación, el amor de Dios, el sacrificio de Cristo y la salvación del ser humano. La espiritualidad del film está centrada en Dios, a quien Pi acude muy a menudo y parece desarrollar una relación bastante buena con el Creador. De hecho, la película es una narración de un viaje que pretende inspirar a otros a acercarse a Él.

Me parece, a la vez, que esta es una de las exposiciones más acertadas y completas acerca de la cultura y las ideas posmodernas que se han presentado hasta ahora. Tres elementos refuerzan esta idea: Primero, el énfasis en lo estético es lo que se espera de la posmodernidad, con las imágenes fantásticas y el uso de recursos visuales tales como la relación con los animales. Segundo, la mezcla tan aparentemente dispar de ideas religiosas corresponde perfectamente con el pluralismo casi total que pregona la cultura actual. Así, el protagonista puede decir "Gracias, Visnu por presentarme a Cristo", como una muestra de esa apertura tolerante a todas las ideas y a todods los credos. De hecho, la película critica fuertemente al padre de Pi por decir "Creer en todo es igual que no creer en nada". Tercero, el concepto de la verdad es manejado de una manera altamente subjetiva. El final del film es básicamente un evangelio posmoderno acerca de la verdad.

Es necesario evaluar lo que vemos para reconocer lo que se nos predica a través de aventuras, personajes y eventos. Dos serían las objeciones principales ante las ideas presentadas en este film: en primer lugar, la mezcla tan disonante de ideas religiosas absolutamente opuestas, unidas con un concepto débil y ambiguo de "Dios" es ingenuo, irreal y que no hace justicia a las pretensiones absolutas de las religiones presentadas. En segundo lugar, sin duda, el concepto de la verdad que presenta la obra debe ser cuestionado, ya que la diluye tantoque la hace prácticamente un capricho de cada quien.

En resumen, me parece que esta película se debe disfrutar (esa es la palabra correcta: "disfrutar"), tal y como nos propone su director, pero no con una actitud acrítica. En otras palabras, no solamente debemos dejarnos llevar por las imágenes y las aventuras, sino que también debemos reconocer las ideas y filosofías que nos plantea. Con esa actitud de evaluación, creo que podremos vivir mejor la experiencia posmoderna que nos propone esta extraordinaria, pero espiritualmente caótica obra de arte.

Comparte un comentario en Facebook

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...