Buscar en "Y Tú, ¿Qué Crees?"

Daniel: Fidelidad en el mundo de la política


Uno de los aspectos más particulares de América Latina ha sido su política y sus políticos. La percepción de que "aquí se hacen las cosas así" ha llevado a la política latinoamericana a ser identificada con intrigas, trampas y maniobras desleales que buscan manipular a los pueblos en procura de intereses egoístas. En una época en la que los evangélicos han llegado a posiciones de importancia política y social, es lamentable decir que esa situación no ha cambiado mucho.

    Un personaje bíblico que brilla como creyente y como funcionario público es Daniel. Este profeta sirvió de manera competente como consejero en tres gobiernos manteniéndose como un ejemplo de lealtad al Señor y a su pueblo. ¿Cuál fue su secreto? A continuación, señalamos tres pilares sobre los cuales este profeta edificó y sostuvo su fidelidad en el mundo de la política.


 

1) Su visión acerca de Dios

Para Daniel, Dios era más que un concepto teórico; era el motor de su vida y su actuación en la administración pública. Primero, el profeta entiende que el Señor es el director de la historia (Dan. 2:21-22, 28) por lo que puede decirse que los eventos nacionales e internacionales no son producto del azar, sino que responden al diseño de un Dios que mueve los poderes mundiales a voluntad. Segundo, Dios está por encima de los poderes humanos. En el cáp. 4, un terrible juicio cae sobre Nabucodonosor, rey de Babilonia, por su arrogancia. El propósito del castigo sobre el rey es presentar la superioridad absoluta del "Altísimo" quien "tiene el dominio en el reino de los hombres y lo da a quien él quiere" (Dan. 4:2-3, 32). Es clarísimo que, para Daniel, ningún rey o poder humano se puede comparar con el Dios de los cielos.

En resumen, el Dios de Daniel controla todos los aspectos de su vida personal y pública. Es tal la identificación con el Señor, que aun Darío ora "El Dios tuyo, a quien tú continuamente sirves, él te libre" (Dan. 6:16). ¡Qué fácil olvidan a Dios nuestros políticos! Parece que su fe llega a ser como un eslogan que los hace quedar bien. ¡Qué ejemplo el de Daniel! Su fe era un pilar sobre el que se sostenía su eficiencia como servidor público y su fidelidad delante de "su Dios".


 

2) Sus convicciones firmes

    A menudo, los políticos parecen tener convicciones moldeables por las circunstancias y terminan expresando "posturas del momento" en lugar de verdaderas creencias. Daniel, en cambio, sostuvo sus convicciones hasta el fin. Por ejemplo, Dan. 1 menciona el conflicto relacionado con comer la comida del rey y la consiguiente pureza los jóvenes hebreos. Recordemos que el participar en esa comida implicaba ofrecerle su lealtad y su amistad incondicional al imperio babilónico. Las firmes convicciones de los jóvenes hacen que rechacen semejante compromiso que los alejaría de Dios y del pueblo cautivo. Los resultados, controlados por Dios, vindican la decisión de ellos. ¡Qué lección para los políticos que acostumbran ceder en "pequeñas cosas" y negociar sus convicciones por pura conveniencia!

    Otra muestra de la firmeza de Daniel se observa en el cáp. 6, donde una trampa bien tejida por sus adversarios lo pone entre la espada y la pared. De acuerdo al v. 7, si Daniel ora a Dios, morirá. ¿Qué hacer? Podría razonarse que este es un asunto menor y que, de todas maneras, "en su corazón", él seguiría adorando a Dios, aunque no lo hiciera públicamente. Sin embargo, el v. 10 resalta el carácter constante del profeta. Siguió adorando a Dios públicamente, fiel a su costumbre y en abierto desafío a una ley que era injusta y malintencionada. Como se ve, Daniel enfrentó la pena de muerte por perseverar en sus creencias. Ante el fácil oportunismo, necesitamos políticos evangélicos que levanten la bandera de las convicciones cristianas, aunque ello implique sufrir frente al monstruo de corrupción que tiene atrapado al mundo político del continente.


 

3) Su visión realista de los poderes humanos.

Las alturas del poder no provocan mareos en Daniel. Por un lado, es optimista ya que cree en un mundo que es dirigido por un Dios lleno de sabiduría y conocimiento (2:21-23). A la vez, es realista en relación con la naturaleza del poder humano. Él es consciente de que los gobiernos son pecaminosos –algo que con frecuencia se olvida en una campaña política a favor de un candidato evangélico. El capítulo 7 presenta una visión de los reinos humanos en forma de bestias horripilantes (más allá del simbolismo de la descripción). Es dramático recordar que Daniel le llama "bestia" al imperio del cual es consejero, bajo riesgo de molestar el frágil ego del rey y exponerse a una colérica reacción. Daniel, entonces, no se engaña pensando que tal o cual gobierno o candidato es "el redentor del pueblo". Él sabe que el estado puede llegar a convertirse en una terrible fiera, digna de temer. Más de un político ingenuo debería recordar esta valiosa enseñanza.

Como se ha podido ver, Daniel era más que un "buen creyente" con buenas intenciones. Era un siervo de Dios que poseía capacidades extraordinarias, pero también una fe inquebrantable. Su fidelidad no sólo se extendía a sus compromisos religiosos, sino que abarcaba la totalidad de su vida como profeta y como consejero político. En un tiempo en el que los evangélicos incursionan cada vez más en este campo, necesitamos hombres y mujeres con una pasión intensa por Dios y que sepan defender sus convicciones para llevar nuestra fidelidad de la frialdad de la teoría al calor de la práctica… aun en el mundo de la política.

2 comentarios:

ELEGANTE MOVERS dijo...

En medio de tanta confusion es saludable encontrar un texto de claridad de un hombre de Dios.
Adelante lo necesitamos.
Seguire compartiendo este mensaje hay sed de Dios,asi lo quiere El.

ELEGANTE MOVERS dijo...

En medio de tanta confusion es saludable encontrar un texto de claridad de un hombre de Dios.
Adelante lo necesitamos.
Seguire compartiendo este mensaje hay sed de Dios,asi lo quiere El.

Comparte un comentario en Facebook

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...