Buscar en "Y Tú, ¿Qué Crees?"

No caigamos en las redes del institucionalismo

Sin duda, esta época posmoderna, en combinación con el capitalismo globalizado, es testigo de una consolidación casi universal de las organizaciones agresivas y competitivas, a la vez del notorio debilitamiento y aun desaparición de aquellas que no se ajustan a las exigencias del mercado en el que se encuentran.

Cuando una iglesia local crece, sus autoridades tienen más poder que antes y el éxito visible comienza a ser evidente. Puede llegar a pensarse que ese crecimiento, poder y éxito es la meta de esa iglesia. De hecho, el crecimiento de la iglesia se ha convertido en una de las “industrias” más exitosas y de mayor demanda dentro del “mercado cristiano”. Muchas iglesias, al menos en la práctica, han convertido su imagen corporativa y su éxito tangible y numérico en la meta teológica de su vida y su ministerio.

El fenómeno que sufren estas congregaciones se llama “institucionalismo” y es el responsable de la pérdida de visión de muchas iglesias. El institucionalismo es la tendencia de las instituciones sociales de “volverse rígidas, por conservar la forma exterior (sic), perdiendo el sentido de los valores que la han motivado” (Fernando Bastos de Ávila, “Institución”, Pequeña enciclopedia de la doctrina social de la Iglesia, trad. Augusto Aimar, Bogotá: Ediciones San Pablo, 1994: 342).

Cuando la iglesia adopta esta filosofía institucionalista, las señales no siempre son claras, pero sí reales. PRIMERO: La importancia de las personas se comienza a medir con base en la grandeza o el éxito de la iglesia. Muchas veces cuando un líder se presenta por nombre y después dice en cuál iglesia está trabajando, recibe una segunda mirada de admiración, respeto o condolencia, dependiendo del nombre y la fama de la iglesia mencionada. También se invita a potenciales miembros o líderes a “unirse a algo más grande que tú”, haciendo siempre énfasis en la grandeza de la institución-iglesia como lo valioso, en lugar de las personas que la forman. En este sentido, la actitud es que el prestigio de la organización engrandece a las personas, y no que las personas hacen grande a la organización.

SEGUNDO: Una de las grandes metas del trabajo de la institución-iglesia llega a ser mantener a toda costa su buena imagen, incluso en perjuicio del bienestar o cuidado pastoral de las personas. Es como cuando otras instituciones que utilizan alguna clase de uniforme (como por ejemplo, centros educativos) exigen buena conducta de sus miembros “por el buen nombre del centro que representa el uniforme”. Se dan casos de autoridades institucionales que llegan a decir: “Está bien que lo hagan, pero es inadmisible que sea dentro de los muros de la institución o usando el uniforme que nos representa”.

Tres ejemplos o implicaciones de esta idea filosófica en la iglesia se pueden mencionar. En primer lugar, cuando se castiga o disciplina a alguien, muchas veces se hace para proteger el buen nombre de la institución o para evitar los malos comentarios que pueden hacer los inconversos, olvidando que la filosofía ministerial de la iglesia no deben establecerla los inconversos, sino la Escritura, la cual refleja el amor de Dios hacia las personas. En segundo lugar, los trabajadores asalariados y voluntarios son presionados a sacrificarse para que la institución crezca y se desarrolle saludable en el mercado. Así, es común ver iglesias con ambiciosos proyectos de construcción o de compra de tecnología o música, pero que “no les alcanza” para pagar un salario digno a sus pastores, a los cuales se les estimula a “vivir por fe”, como “todo buen siervo” del Señor. En tercer lugar, y relacionado con lo anterior, a menudo se observa negligencia en cuanto a la preparación y capacitación de los líderes y, a la vez, un esfuerzo cada vez mayor en la inversión dedicada a edificios, adornos y otras señales visibles y externas de grandeza organizacional.

TERCERO: Con esta filosofía los medios fácilmente se convierten en la meta. Así, el desarrollo excelente de los programas es visto como el objetivo, aun si las personas no llegan a comprender los “misterios” que se están llevando a cabo ante sus ojos. Muchas iglesias buscan adquirir emisoras de radio, equipos de sonido, proyectores digitales o instrumentos musicales sofisticados, no como medios para educar y formar personas, sino como fines en sí. Por eso, una de las maneras en que estas iglesias atraen personas es impresionando al público con espectáculos cada vez más sofisticados, edificios cada vez más complejos y programas más profesionalmente llevados a cabo. En el fondo existe la idea que de esta manera el ministerio de la iglesia será engrandecido y “globalizado”, de acuerdo a los criterios de la cultura capitalista actual.

Como se puede ver, es muy fácil adoptar el éxito de la institución como la gran meta, explícita o implícita. La tentación de pensar que “las personas son pasajeras, pero las instituciones permanecen” y adoptar esta idea como filosofía está presente en todas las iglesias e instituciones cristianas. Es muy fácil olvidar que el Señor Jesús no murió por instituciones, ni siquiera por la iglesia, vista como institución. Luchemos para que la iglesia no adquiera la identidad de una empresa con motivaciones egoístas, alejada de la gracia y la misericordia hacia las personas y enfocada en su propio crecimiento y prosperidad. Es necesario recordar siempre la palabra fiel: “Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores, de los cuales yo soy el primero” (1 Ti. 1:15).

3 comentarios:

Osberto Salazar dijo...

Saludos Allan:

Revisando un poquito por aqui y aculla, me encontre con este blog. Espero que continúe alimentándolo. Lo colocaré como enlace en el que también sostengo:
cristianismointeligente.wordpress.com

Me alegra saber lo de lac reación de "Lider Juvenil". Un esfuerzo anhelado mucho tiempo. Enhorabuena

Alan Perdomo dijo...

Gracias, Tito.

Estaremos chequeando tu blog. Sigue adelante. Saludos a la family.

equipodelta dijo...

Saludos Alan.
Excelente tema!!!...
Yo solia asistir a una iglesia que se volvio una institución, siempre me ha parecido triste, ver la publicidad que hacen cada vez que un rostro conocido del ambito cristiano visita la iglesia. Efectivamente es una iglesia grande y en numerosas ocaciones se llena, no estoy seguro de que se llene por que los miembros esten convencidos de asistir, sino mas bien es por que hay alguien reconocido (predicador, musico o de otros ministerios).
Aunque su rumbo, se ha perdido un poco, podemos orar por ellos y con mucho amor y paciencia ayudarlos a recuperar el rumbo.
Bendiciones

Comparte un comentario en Facebook

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...