Buscar en "Y Tú, ¿Qué Crees?"

¡Auxilio!... Todos me están mirando


¡Tenía que pasar! Al final de que uno de tus amigos contara un chiste, tú hiciste un comentario “adicional”, como queriendo agregar otro chiste a la broma ya hecha. Al instante, parece que todos callan a la vez, las sonrisas se pierden y parece como que si todas las miradas buscaran la tuya para pedir una explicación. Sientes que eres más grande y notorio que de costumbre, el pulso se acelera y sientes que el 100% de la sangre en tu cuerpo corre sin control hacia tu rostro. Comienzas a sentir calor, frío; una sensación de resequedad en la garganta y cierta humedad incómoda en los ojos.

Al terminar el episodio, deseas desaparecer y nunca más decir algo enfrente de otras personas. Una vez más, compruebas que eres la persona más tímida que existe sobre la faz de la tierra. Nunca serás popular y, claro, eres pésimo en reuniones sociales. “¿Por qué me hizo así Dios?”, piensas. “¿Por qué será tan difícil ser yo?” Si alguna vez te has sentido así, los siguientes consejos son para ti.

1) No estás solo.

La verdad es que muchas personas en algún momento de su vida se han declarado como personas “tímidas”. En una encuesta hecha en EE.UU., el 40% de los estudiantes de secundaria se consideraban “tímidos”. Eso significa que cerca de la mitad de los jóvenes como tú se ven a sí mismos como personas más bien calladas. Es cierto que a la mayoría nos parece que la timidez es un obstáculo, pero muchos sienten consuelo al saber que no están solos.

2) Este no es un problema insuperable.

Para decirlo con claridad, la timidez no es una “enfermedad sin cura”. Con la ayuda de Dios y algo de esfuerzo personal y de algunos amigos, el obstáculo se puede vencer.

3) Entiende el proceso de la timidez.

Examina los siguientes hechos como parte de una especie de diagnóstico que usarás para vencer este problema:

a. Todo comienza con el convencimiento de que no puedes actuar ante otras personas:
               i. No sabes iniciar una conversación.
               ii. No tienes nada interesante qué decir.
               iii. Si hablas, algo saldrá mal.
               iv. Estos pensamientos son peores si la persona con la que estás es de un nivel social  o económico más alto.

b. Esos pensamientos pesimistas y derrotistas te llevan a sentir una fuerte tensión emocional y lo que algunos llaman cierta “ansiedad social”. Entonces, puede suceder alguna o todas las siguientes manifestaciones:

               i. Te pones nervioso cuando estás solo con otra persona con la que no tienes mucha confianza.
               ii. Este estado se vuelve más grave si la persona es del sexo opuesto y atractiva.
               iii. Aparecen temores casi obsesivos acerca de lo los demás opinarán de tu ropa, tu pensamiento, tu apariencia, tu nombre, tu voz, etc.
               iv. Tiendes a pensar que cualquier cosa que suceda a tu alrededor, por más intrascendente que sea, se debe a tu inadecuada presencia. Por ejemplo, si la otra persona se ríe, piensas que es de ti, o si bosteza, crees que es porque encuentra aburrida tu plática.

c. Por último, todos estos factores te llevan a quedar mudo, paralizado, avergonzado y plenamente convencido de que tu lugar es más una ostra en el fondo del mar y no al lado de otras personas o haciendo amigos. La mala noticia es que esta actitud te regresa al principio y caes en una especie de pantano del que sientes que no puedes salir nunca.

4) En último caso, el problema tiene que ver con autoestima.

El inicio de la solución para el problema de la timidez extrema comienza cuando reconoces que no tienes una imagen saludable de ti mismo. Te sientes inadecuado, torpe socialmente y de menos valor que los demás por tener una nariz grande, unas piernas delgadas y chuecas o un caso de acné digno de mención en una revista científica. Si este es tu problema, recuerda:

            a. Eres creación perfecta de Dios. Sal. 139:13-18.
            b. Jesucristo dio su vida por ti. 1 Cor. 6:19-20.
            c. Eres amado tal y como eres. No necesitas impresionar al Señor. Él conoce tus virtudes y defectos y aun así te ama infinitamente. Jer. 31:3: “Con amor eterno te he amado; por tanto, te prolongué mi misericordia.”.
            d. Antes de la fundación del mundo, Dios ya pensaba en ti, por nombre.
            e. Hay muchas personas que te aman y te aceptan. De hecho, los únicos verdaderos amigos son aquellos que lo hacen así.

5) Una ayuda del cielo para tratar con tímidos en la Biblia:
             a. Josué: Dios está contigo: “Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas” (Jos. 1:9).
             b. Moisés: Dios te da la capacidad: “Entonces dijo Moisés a Jehová: ¡Ay, Señor! nunca he sido hombre de fácil palabra, ni antes, ni desde que tú hablas a tu siervo; porque soy tardo en el habla y torpe de lengua. Y Jehová le respondió: ¿Quién dio la boca al hombre? ¿o quién hizo al mudo y al sordo, al que ve y al ciego? ¿No soy yo Jehová? (Ex. 4:10-11).
             c. Saúl: El poder del Espíritu te puede transformar: “Entonces el Espíritu de Jehová vendrá sobre ti con poder, y profetizarás con ellos, y serás mudado en otro hombre. (1 Sam. 10:6).
             d. Timoteo: Tenemos las armas para vencer; usémoslas: “Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio. Por tanto, no te avergüences de dar testimonio de nuestro Señor, ni de mí, preso suyo, sino participa de las aflicciones por el evangelio según el poder de Dios” (2 Tim. 1:7-8). 

6) Puedes aprender a mejorar tus habilidades sociales.

Esto es similar a aprender a tocar un instrumento musical o aprender otro idioma. Debes practicar con entusiasmo y poner en práctica, algunas de las siguientes sugerencias:

         a. ¡Relájate! Recuerda que es posible que las otras personas también estén nerviosas y ansiosas.
         b. Sé amable al saludar. Sonríe con sinceridad. Eso relajará el ambiente.
         c. Aprende a escuchar a los demás. No pienses tanto en lo que debes decir, sino interésate genuinamente por lo que el otro está diciendo.
        d. Sé atractivo en tu forma de vestir, sin llamar excesivamente la atención ni parecer vanidoso o descuidado.
        e. Muéstrate dispuesto a cooperar y ayudar a otros. Eso ayudará a que enfoques tu atención en los demás y no tanto en tu falta de habilidad al hablar o actuar.
        f. Al hablar, usa preguntas “abiertas”, es decir, del tipo que no se contestan con una sola palabra. Por ejemplo: “¿Cómo te va en las materias del colegio?” “¿Qué es lo que más te gusta de esta iglesia?”
        g. Mantente atento a posibles temas comunes de conversación. Por ejemplo, un cuaderno con la figura de un deportista o de algún cantante te puede llevar a conversar acerca de preferencias deportivas o musicales.


No hay comentarios:

Comparte un comentario en Facebook

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...